Messi y Argentina, una historia de amor y desamor
22 junio, 2018
El primer penalti anulado con el VAR en la historia de los Mundiales
22 junio, 2018

Doble reivindicación política de Xhaka y Shaqiri ante Serbia

Los goles del triunfo helvético fueron acompañados por un gesto con las manos que recordaba el águila bicéfala de la bandera albanesa

La victoria de Suiza sobre Serbia deja completamente abierto el Grupo E, con cierre el próximo miércoles. Brasil, Serbia y Suiza se repartirán las dos primeras plazas y el orden de los clasificados.
La remontada llegó con un doble e inequívoco mensaje de Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri, ambos de origen albanokosovar, ante el odiado rival serbio. Sus goles en Kaliningrado los acompañaron formando con las manos el águila bicéfala de la bandera albanesa, por la que tanto lucharon sus padres. El gesto, muy lejos de parecer improvisado, añadió pimienta a uno de los encuentros con más ritmo e intensidad de todo el Mundial.
Graint Xhaka, cerebro suizo, otro de los jugadores que representan la mezcla étnica de este conjunto (sus padres son de Kosovo), empató con un violento zapatazo desde fuera del área. Precioso gol que volvía a disparar el interés de este grupo E que se decidirá en la última jornada. Menos Costa Rica, todos mantienen billetes para seguir en el Mundial.
Nacido en Kosovo
Tal garantía enfrío las cosas con el 1-1, de repente todos miedosos a perder lo ganado. Cambió el aire, se vició de faltas y detenciones del juego. Sólo despertó la modorra otro potente chut suizo, esta vez de Shaqiri, el otro gran talento del equipo dirigido por Petkovic, un entrenador con mucha historia.
En el último minuto, tuvo que ser el propio Shaqiri quien desmontara las crónicas finalizando una contra vertiginosa lanzada por Xhaka con un preciso pase al hueco.
El mejor del partido, la estrella suiza, resolvió sin pestañear, con una celebración de indudables resonancias políticas. Calcada, por cierto, a la de Xhaka, hijo de preso político, condenado por participar en en manifestaciones contra el gobierno de Belgrado.
El exilio convirtió al niño Granit en ciudadano suizo. En un futbolista que, dos décadas después, en compañía de Shaqiri, tumbaría a Serbia en una Copa del Mundo.
Compartir con...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *