México y Bélgica apuntan a octavos, Alemania por la recuperación
22 junio, 2018
Doble reivindicación política de Xhaka y Shaqiri ante Serbia
22 junio, 2018

Messi y Argentina, una historia de amor y desamor

En el Barcelona, Messi vuela. Sonr√≠e. Levanta t√≠tulos. Con Argentina, “La Pulga” abandon√≥ el jueves el campo cabizbajo y abatido. De nuevo. Quiz√°s por pen√ļltima vez. La Albiceleste perdi√≥ 3-0 frente a Croacia en la segunda jornada del Grupo D en Rusia-2018 y qued√≥ a un paso de volver a casa a las primeras de cambio.
Messi ya dejó la selección antes. Y no hace tanto. En Alemania-2006 y Sudáfrica-2010 su equipo cayó en cuartos de final frente a los germanos. En Brasil-2014 acarició la gloria pero se quedó a las puertas.
Paso a paso, cada vez estaba m√°s cerca. Pero, tras perder en la √ļltima instancia de las Copas Am√©rica de 2015 y 2016, Messi dijo basta.
“Ya est√°. Se termin√≥ para m√≠ la selecci√≥n”, apunt√≥ entonces.
“Ya lo intent√© mucho, me duele m√°s que a ninguno no poder ser campe√≥n con Argentina, pero es as√≠, no se dio y lamentablemente me voy sin poder conseguirlo”, a√Īadi√≥.
Desde el 1-1 ante Islandia en su debut en el Grupo D, donde erró un penal, Messi no ha vuelto a ser el mismo. Apagado, con la mirada perdida, descentrado.
Frente a Croacia ni siquiera apareci√≥. Ni siquiera mostr√≥ bronca ni rebeli√≥n en el pen√ļltimo episodio de una relaci√≥n de amor y desamor entre el mejor jugador y su selecci√≥n. Entre un √≠dolo y un pa√≠s dividido por un futbolista al que tal vez no todos sienten como suyo.
– Espa√Īol de adopci√≥n –
Messi dej√≥ su pa√≠s con 12 a√Īos rumbo a Espa√Īa, donde creci√≥ hasta ganar cinco Balones de Oro y cuatro Ligas de Campeones con el Barcelona.
Espa√Īa presenci√≥ su debut y su auge. En el Barcelona logr√≥ situarse a la altura de los m√°s grandes de la historia, con el brasile√Īo Pel√© y su compatriota Diego Maradona a la cabeza. Tuvo la oportunidad de jugar con “La Roja” pero siempre se sinti√≥ argentino. “En ning√ļn momento se me pas√≥ por la cabeza la duda”, reconoci√≥ hace tiempo.
Pero, en su pa√≠s, le han llovido las cr√≠ticas. All√≠, “El Diego” es el √≠dolo del pueblo, mientras que “La Pulga” abandon√≥ temprano su casa y su pa√≠s, sin poder todav√≠a reproducir los √©xitos de Maradona con la casaca albiceleste.

“Cuando se dice que si se le pagara en euros a lo mejor jugar√≠a mejor, que por qu√© no juega bien con la selecci√≥n y s√≠ con el Barcelona… Casi que se siente un extranjero en Argentina, a veces”, dijo en 2016 el periodista espa√Īol Guillem Balagu√©, autor de su √ļnica biograf√≠a autorizada.

Argentina no gana un título desde la Copa América de Ecuador-1993, con Gabriel Batistuta como estrella.
Desde entonces, con Messi a la cabeza, han perdido tres finales de esa competición (2007, 2015, 2016) y la del Mundial de Brasil-2014, sin contar la Copa América de 2004, en la que la Albiceleste también quedó segunda, aunque todavía sin el astro del Barcelona.
– El blanco de las cr√≠ticas –
Argentina, a veces, no le ha perdonado que no haya podido repetir sus √©xitos con su club. El ejemplo m√°s reciente, este jueves: “Siete t√©cnicos devor√≥ este muchacho. A √©ste quieren echarlo. A Messi no le importa nada. Jug√≥ as√≠ en represalia al t√©cnico (…) Tengo la sensaci√≥n de que Messi jug√≥ mal a prop√≥sito, para tirar a la hoguera a Sampaoli”, dijo el entrenador argentino Ricardo Caruso Lombardi en su programa ‘Estamos Motivados’.
Messi cumplir√° 31 a√Īos este domingo. Dos d√≠as despu√©s, chocar√° contra Nigeria en el cierre de su llave, en un encuentro que puede marcar definitivamente el destino del astro con su selecci√≥n.
Los africanos derrotaron este viernes 2-0 a Islandia y dieron ox√≠geno a los sudamericanos, que son de nuevo due√Īos de su destino en la competici√≥n.
A√ļn as√≠, ese partido puede suponer el adi√≥s del capit√°n con la casaca albiceleste. La despedida definitiva del m√°ximo goleador de su historia, con 64 tantos, exactamente el doble que Maradona (32).
Una leyenda callada e introvertida que se ha sentido incomprendida por una parte de sus compatriotas, m√°s acostumbrados e identificados con la excesiva personalidad “del Diego” y que podr√≠an estar ante las √ļltimas horas de Messi con la camiseta del pa√≠s que le vio nacer.
Compartir con...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *