Maradona, entre el amor y el desamor de los argentinos
29 junio, 2018
Argentina y Francia, duelo de favoritos desde octavos de final
29 junio, 2018

La Mannschaft, un reflejo de la identidad alemana

Del título mundial de 1954, que permitió a Alemania hacer su regreso a lo grande a la escena deportiva internacional, al equipo multicultural construido por Joachim Löw, la Mannschaft, eliminada el miércoles en Rusia-2018, ha sido desde la Segunda Guerra Mundial un elemento esencial y simbólico de la identidad nacional.

1954: EL GRAN REGRESO

1950, Alemania no puede volver al Mundial en Brasil: las cicatrices de la Segunda Guerra Mundial están demasiado frescas y el país sigue estando apartado, también en el deporte.

Cuatro a√Īos m√°s tarde se produce el ‚ÄėMilagro de Berna‚Äô. Contra todo pron√≥stico, la Mannschaft derrota en la final en Suiza a los grandes favoritos h√ļngaros. Es la primera vez que Alemania vive un motivo de orgullo nacional colectivo desde la verg√ľenza del nazismo y la derrota b√©lica.

‚ÄúEsa victoria llen√≥ un vac√≠o‚ÄĚ, explica a la AFP Kristian Naglo, profesor de Sociolog√≠a de la Universidad de Marburgo y especialista en cuestiones deportivas. ‚ÄúEn un tiempo relativamente corto, Alemania regres√≥ a la escena mundial. Demostr√≥ que estaba de vuelta al conjunto de las naciones y suscit√≥ de nuevo respeto‚ÄĚ, a√Īade.

Esa increíble victoria es el punto de partida de la especial historia que une a los alemanes con su selección.

‚ÄúWIRTSCHAFTSWUNDER‚ÄĚ

En los a√Īos 1970 se produce otro milagro, el ‚ÄúWirtschaftwunder‚ÄĚ o ‚Äúmilagro econ√≥mico‚ÄĚ. En unos a√Īos, la Rep√ļblica Federal Alemana (RFA) se convirti√≥ en uno de los pa√≠ses m√°s ricos del mundo.

Coincide tambi√©n con la √©poca del t√≠tulo mundial de 1974 y de h√©roes que han dado brillo a la historia del f√ļtbol alem√°n: Franz Beckenbauer, Gerd M√ľller, Paul Breitner‚Ķ El f√ļtbol alem√°n se enorgullece de aquellos valores: rigor, potencia f√≠sica, esp√≠ritu combativo.

En el momento del Mundial 1990, el Muro de Berlín acaba de caer y Alemania estaba reunificándose. Fue la tercera Copa del Mundo ganada por el equipo germano.

‚ÄúEsas dos victorias son el s√≠mbolo de una revalorizaci√≥n de la imagen de Alemania porque hasta entonces la √ļltima gran referencia en la historia alemana desde 1945 segu√≠a siendo Auschwitz‚ÄĚ, comenta Kristian Naglo.

El f√ļtbol dio entonces a las nuevas generaciones alemanas una oportunidad de mirarse en el espejo como pa√≠s sin ver reflejado en √©l los fantasmas del pasado reciente.

JOACHIM L√ĖW Y LA NUEVA ALEMANIA

‚ÄúUn equipo y la manera como juega representa tambi√©n el esp√≠ritu de los tiempos‚ÄĚ, contin√ļa este soci√≥logo. ‚ÄúEste equipo multicultural que tenemos ahora, con √Ėzil, Khedira, etc, es el resultado de los cambios profundos de la sociedad en el inicio del nuevo siglo y que ha redefinido el f√ļtbol alem√°n: un juego r√°pido, bonito, eficaz‚ÄĚ, detalla.

Esa diversidad en el f√ļtbol es una consecuencia directa de la ley del a√Īo 2000 sobre la nacionalidad, que permiti√≥ por primera vez a hijos de padres extranjeros convertirse en alemanes, si cumpl√≠an una serie de condiciones.

La convergencia entre el f√ļtbol y esta nueva pol√≠tica alemana, m√°s abierta al mundo y reconciliadora, condujo al Mundial-2006. Aficionados de todo el mundo acudieron a aquel torneo y descubrieron una Alemania acogedora.

La selección nacional, con varios jugadores con orígenes extranjeros entonces, entusiasmó por su juego y su espíritu de equipo, pese a quedarse en semifinales.

El título mundial de 2014, después del memorable 7-1 ante Brasil en semifinales, culminó el proceso y premió a toda una generación.

2018: EL RETO IDENTITARIO

La preparaci√≥n para el catastr√≥fico Mundial-2018 para Alemania estuvo marcada en el seno de la Mannschaft por un inesperado debate identitario. Dos jugadores de origen turco, Mesut √Ėzil e Ilkay G√ľndogan, fueron muy criticados en su pa√≠s por haber posado en una fotograf√≠a con el presidente de Turqu√≠a, Recep Tayyip Erdogan, que estaba en plena campa√Īa electoral.

El presidente de la Federaci√≥n Alemana de F√ļtbol (DFB), Reinhard Grindel, no tard√≥ en reaccionar: ‚ÄúEl f√ļtbol y la DFB defienden valores que no son para nada los del se√Īor Erdogan‚ÄĚ, dijo en caliente a mediados de mayo. ‚ÄúNo es bueno que nuestros jugadores internacionales se dejen manipular (‚Ķ) Haciendo esto, no han ayudado al trabajo de integraci√≥n de la DFB‚ÄĚ.

Un mes más tarde, el propio Grindel denunciaba los ataques xenófobos que sufrían los dos jugadores, que seguían sin ser perdonados por un sector de los políticos, la prensa y la hinchada del país.

‚ÄúHay algo m√°s profundo, que supera a estos dos jugadores. Hay problemas en este pa√≠s que superan ampliamente el f√ļtbol. Nos enfrentamos a un problema de sociedad, que nos afecta a todos, tambi√©n a nosotros como Federaci√≥n, porque somos un reflejo de esta sociedad‚ÄĚ, subraya.

Y viene siendo as√≠ desde hace 60 a√Īos.

Compartir con...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *