Avanzan los preparativos para la carrera Santa Marta 10K
26 mayo, 2016
Unimagdalena clasificó a los Juegos Regionales Universitarios
27 mayo, 2016

Vilarete, la ‘huella imborrable’ del gol

* Es reconocido como el ilustre cabeceador del fútbol profesional colombiano. 204 goles en su carrera deportiva, dos títulos connotados con Atlético Nacional, una historia ejemplar en el balompié del Ecuador y grandes antecedentes con la Selección Colombia potenciaron a este samario que con orgullo recuerda sus gestas.

Por
Jhon
Fontalvo
Zabaraín

A sus 62 años de edad, Eduardo Emilio Vilarete Fernández conserva el sabor de aquellos momentos de gloria que lo instalaron en Colombia como uno de los más efectivos goleadores de la época. Su picardía en el área, y su instinto casi que felino cuando tenía un arquero de frente, lo hicieron célebre y merecedor de una imagen que hoy recuerda el país con total orgullo.

Para algunos, un ‘loco’ desenfrenado por el gol, para otros, un verdadero peligro en las 18 yardas o en las 5 con 50, debido a su destreza para levantarse e impactar de cabeza.

Hoy, después de haberse cumplido 27 años de su retiro, Eduardo Vilarete recuerda con nostalgia sus años mozos con la red, teniendo en cuenta no sólo goles de gran factura como el marcado en el año de 1975 al arquero argentino nacionalizado peruano HoraciVila 7o Ballestero, sino también sus momentos de júbilo con Atlético Nacional en dos temporadas, y la esencia de mirarse al espejo portando la camiseta de la Selección Colombia.

“La gente recuerda algunos goles que marque que fueron importantes, por ejemplo el gol que le hice Ballestero, cuando recién empezaba mi carrera con el Bucaramanga, me acuerdo una palomita magistral que emocionó no sólo a los fanáticos, sino a muchos medios de comunicación, así mismo el gol que le anoté al Tolima en el año 1984, jugando para el Unión Magdalena. En esa lista de éxitos tengo presente los dos títulos con Nacional, en el 76 anotando el gol del campeonato y luego repetir la proeza en el 81, todo eso sin meter la experiencia de la Selección que sin duda me marcó”, manifestó Eduardo Vilarete a TAYRONA SPORTS.

LUCHA INCESANTE

Pero todo no fue color de rosas para Eduardo Emilio Vilarete. Para llegar a ese sitial de honor que lo encumbra como uno de los mejores 15 goleadores en la historia del fútbol profesional colombiano, tuvo que batallar y h12322943_435620786627963_2218396985769807690_oasta retar a defensores y hasta los mejores arietes de la época.

Mirando recortes de prensa que conserva en su casa ubicada muy cerca de la vía que conduce al balneario del Rodadero, ‘Vila’ relató alguno de esos episodios, que sin duda lo marcaron y que hoy los da a conocer hasta las promesas que se forman en el Magdalena.

“El fútbol sigue siendo el mismo, hay que hacer los goles, hay que defender; la diferencia es que anteriormente se luchaba más la camiseta. Antes se era más ofensivo, el jugar con tres delanteros era algo grandioso, y uno que jugaba por dentro se lo disfrutaba, aunque existían situaciones que de no ser por la fortaleza que me caracterizaba y los deseos de salir adelante, de pronto hubiese corrido el riesgo de claudicar. En esa época enfrentar a defensores fuertes como Dulio Miranda, Bauza o Montufar era bravo, sin embargo tuve el coraje para mostrar mis condiciones en el campo”, señaló Vilarete.

CASTA DE CAMPEÓN

Otro aspecto que también resultó riguroso en el hijo de Santa Marta fue el tratar de responder a la confianza que le depositó Hernán Botero, 10675754_1520984318143988_3089543780691812539_nrepresentante de Atlético Nacional, que se las jugó por ‘Vila’, después que Oswaldo Zubeldía le hiciese el interrogante del año: ¿Quién es el mejor 9 de Colombia?, y sin dudarlo el dirigente verde dijo, un samario de apellido Vilarete.

“Fue algo que si no estás preparado te ejerce presión, recuerdo que en ese momento yo había marcado 3 goles con Unión, y él se impresionó, sin embargo Botero me llevó sustentado en los 19 goles que había marcado en la temporada anterior. Pero todo no quedó ahí, ya estando adentro me tocó fuerte, imagínese disputarle la posición a Hugo Horacio Londero, y adaptarme a una nómina de élite que contaba con jugadores como: Maturana, Jorge Ortíz, ‘Zurdo’ López, Salgado, ‘Pelao’ Peláez, Jorge Olmedo, Eduardo Retat, Jimmy Castañeda, ‘El Ratón’ Bovea, eso era palabras mayores, pero lo logré, en tres juegos marque 5 goles y entré con peso a la titular, hasta consagrarme con mi primer título”, confesó el exfutbolista samario.

VESTIDO DE TRICOLOR

Al haber conseguido el título con Atlético Nacional en 1976 y luego renovarlo en 1981, Eduardo Vilarete empezó a ver su esfuerzo recompensado con un sin número de convocatorias a Selección, donde además de haber anotado siete goles, tuvo la oportunidad de dejar huellas por su condición punzante dentro del gramado, y hasta su picardía para después de percibir una goleada de manos del encopetado10442569_10152515442429544_6446535034885062681_n Brasil, tomar el balón y sentarse encima de él, estando el partido ‘vivo’. “En Selección me ocurrieron casos maravillosos y anecdóticos. No olvido el gol que le hice a Brasil de cabeza y hacía atrás, en su momento de gran factura y que además sirvió para empatar. De la misma manera recuerdo ese episodio ocurrido en el Maracaná, con el cuarto gol de Mariño, íbamos perdiendo yo veo la pelota ahí y lo que hago es que me siento, pero sin saber que eso se convertiría en un suceso. En su momento le dije a ‘La Fiera’ Cáceres nos van a llenar la canasta y luego para hacer tiempo me siento en el balón, al llegar a Colombia resulta que la gente no hablaba de la goleada que nos propinaron los brasileños, sino la sentada mía en el Maracaná, quedó como una gran anécdota”, enfatizó.

TALENTO INNATO

Esas condiciones únicas de Vilarete lo trasladaron entre el año 1985 y 1986 al fútbol ecuatoriano, primero militando en el Deportivo Quito y luego en la Liga de Quito. “Es una época muy especial, al margen de los goles que convertí creo que me gocé con un fútbol táctico, en donde me hice figura por la picardía que tenía en el área, que al final se hacía incontenible para los arqueros”, dijo Vilarete.

Algo que admite el exfutbolista samario, es la entrega y sobre todo la virtud para aprovechar las fórmulas de gol que brindaba el estar acompañado de notables jugadores, como es el caso de Eladio Vásquez y Alfredo Arango, éste último motivo de admiración por su riqueza técnica. “Es notable el estar bien rodeado en el campo, sin embargo a veces veo que hay buenas nóminas, pero a la hora de concretar muchos fallan. Yo admiro mucho a Falcao, la manera de cabecear, sé que está pasando por un mal momento, pero tengo la fe que va a volver. Él es un jugador valioso, una vez le dije a su padre, Rada cuando veo a tu hijo levantarse parece que me estuviera viendo a mí. Actualmente en nuestro fútbol profesional hay delanteros que no saben cabecear, por eso digo que sí yo hubiese jugado en esta época, estuviera en Europa”, sentenció Eduardo Vilarete.

INQUIETO POR EL UNIÓN

Como buen samario, Vilarete Fernández le preocupa el momento por el que atraviesa el Unión Magdalena. El ícono del gol colombiano instó a que se modifiquen algunas conductas en el seno de la institución, que van ligadas a tratar de recuperar el sentido de pertenencia, con jugadores que en su gran mayoría sean del patio. “Hay que hacer reformas en la ideología, anteriormente el Unión tenía en su estructura siete y hasta ocho jugadores magdalenenses en el campo, ahora no, lamentablemente si hay uno o dos son muchos, ya que se opta por darle cabida a vallunos, antioqueños y demás, perdiéndose muchas veces la identidad y la capacidad de lucha por los colores de la tierra”, finalizó Eduardo Vilarete, agradeciendo a TAYRONA SPORTS por nacer en Santa Marta y convertirse en una ventana importante para rescatar los valores del deporte en el Magdalena.

 

 

 

Compartir con...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *