* A través del Club Gaira y la propia Liga, el patinaje tomó un notable rumbo en días pasados con una participación connotada de más de 500 exponentes sobre ruedas de diferentes regiones de Colombia.

Un norte prospero atraviesa por estos días el patinaje en el departamento del Magdalena. Mientras aparecen figuras descollantes en lo competitivo como Andrea Plazas y Kerstin Sarmiento entre otros; también afloran en lo administrativo personajes que a través de los últimos años han logrado ganarse el respeto, gracias a su alto nivel de credibilidad.

En la anterior línea de rendimiento aparecen Irina Ariza y Cesar Neira, ambos vinculados desde la gestión a la Liga de Patinaje del Magdalena, quienes recientemente se unieron para sacar adelante la III Valida Puntuable Para Escuelas y Federados.

A través del Club Gaira y la propia Liga, el patinaje tomó un notable rumbo en días pasados con una participación connotada de más de 500 exponentes sobre ruedas.

Gabriel Peñaranda, Mario Cantillo, Marina Hernández, María Ceballos, Samuel Crow, Ezequiel Cruz, Mateo Padilla, Olga Rivas, Liceth García y Abrahán Escorcia entre otros, fueron algunos de los muchos deportistas que dejaron el ‘alma’ en la pista de patinaje samario, sirviendo también de distractores de un cúmulo importante de simpatizante que se apostaron desde las gradas.

Cesar Neira, secretario de la Liga de Patinaje del Magdalena, acompañado de la presidente Irina Ariza. /JFONZA.

“Estamos felices de alimentar los sueños de muchos niños y jóvenes no sólo en el Magdalena sino de muchas regiones del país. Hoy no sólo la Liga, sino la ciudad como tal se ha ganado la consideración gracias a la manera limpia como se organizan los eventos y sobre todo al desarrollo como cada uno de los patinadores van ganando peso y renombre en la disciplina”, argumentó Cesar Neira, secretario de la Liga de Patinaje del Magdalena.

Resultó loable para aficionados y para los medios de comunicación que cubrieron el evento, el apreciar cómo cada uno de los directivos acudió no sólo al orden en los procesos de inscripción de cada deportista, sino también a la manera como sentían cada caída de ellos, como propia. “Es ser directivo y también tener la sensibilidad para meterse en cada uniforme de esos niños y jóvenes. Son nuestros hijos, nuestra responsabilidad, por eso sentimos este deporte y lo defendemos”, puntualizó Neira, quien junto a Irina Ariza ha entregado más de 20 años a la disciplina.

Sin lugar a dudas, el patinaje magdalenense avanza hacía la potenciación de eventos de mayor altura como ese sueño de cada uno de los administrativos en que Santa Marta sea sede algún día no muy lejano de un Campeonato Panamericano.

Compártelo...Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *