Los esfuerzos de la Champions, ¿pasan factura en el Mundial?
2 julio, 2018
Cavani, “dolorido” pero sin rotura muscular, mantiene en vilo a Uruguay
2 julio, 2018

Los rusos se lanzan a soñar a fondo en ‘su’ Mundial

Y pensar que hace dos semanas nadie creía en este milagro. Desde Kaliningrado hasta Vladivostok, donde la noche ya estaba muy avanzada cuando Rusia derrotaba a España por penales (4-3 tras 1-1), Rusia sigue festejando su histórica clasificación para cuartos de final de su Mundial.
En las calles de Moscú, más de 100.000 personas celebraron la victoria de los rusos liderados por el portero Igor Akinfeev, nuevo héroe nacional después de desviar los disparos de los españoles Koke y Aspas, tras 120 minutos de juego tenso, para darle el pase a cuartos a su equipo.
Hasta el amanecer, las bocinas se hicieron escuchar en el “Cinturón de los Jardines”, el enorme dispositivo de cuatro carriles de ida y otros cuatro de vuelta que rodea la capital rusa.
Mientras, en los alrededores de la Plaza Roja y en la famosa calle Nikolskaya, sitio de reunión de los hinchas desde el comienzo de la Copa del Mundo, fueron invadidos por una multitud raramente vista según la memoria de los moscovitas consultados.
El entusiasmo que se ha apoderado de los rusos está a la altura de las dudas que mantenían antes de la Copa del Mundo. “¡Es fantástico! ¡Increíble! ¡Somos campeones! Confiamos en que derrotaremos a Brasil en la final ahora”, aseguró Anna Glazkova, una moscovita de 27 años, tras el partido.
Desde bares en la capital rusa hasta el estadio Luzhniki, un rugido de placer se desató luego del último disparo al portero del CSKA Moscú, amado en su país, a pesar de que muchos se burlan porque posee el triste récord de 43 partidos consecutivos en Copas de Europa en los que al menos ha encajado un tanto.
“No hay nada que ocultar, estábamos esperando los penales”, confió Igor Akinfeev después del partido, en el que se ganó el disfraz de héroe. Hombre simple, había revelado en una entrevista antes del Mundial que su sueño cuando cuelgue los guantes es “comprar una casa en un pueblo y tener una cabra”. Difícil que tenga esa tranquilidad añorada, con Croacia en el horizonte.
No fue sólo en Moscú que se festejó la primera clasificación a cuartos de final de Copa del Mundo para la Rusia postsoviética.
Miles de personas salieron a las calles de San Petersburgo, la segunda ciudad más grande de Rusia, donde los gritos de alegría incluso invadieron el solemne Teatro Mariinsky en el intermedio de un ballet de Chaikovski, “La Bella Durmiente”, cuando Rusia logró su calificación.
Cuando eran las ocho de la noche en San Petersburgo y Moscú, ya eran las dos de la mañana en Blagoveshchensk, en el Lejano Oriente ruso, aunque eso no impidió que muchos hinchas rusos salieran a las calles a cantar “Kalinka”, canción tradicional rusa que se ha convertido en una especie de himno no oficial de la Copa del Mundo.
Gravedad cero
La pasión incluso invadió la Estación Espacial Internacional (ISS), donde el astronauta Oleg Ortiomov tuiteó “¡Hurra!” después de ver el partido en vivo en su computadora, bajo gravedad cero.
“Siempre supe que podíamos hacerlo”, apuntó un siberiano entrevistado por el tabloide Komsomoslkaya Pravda en Buriatia, una república rusa de Siberia.
ocupando la peor clasificación FIFA de su historia al comienzo de la Copa del Mundo, logró clasificarse para los cuartos?
“HURAAAAAAAAAAA”, puso en tapa simplemente el diario deportivo Sport Express este lunes, un alivio aún mayor porque la derrota (3-0) contra Uruguay en la última fecha de la fase de grupos había devuelto a los rusos a la tierra, después de un comienzo con dos triunfos.
Stanislav Cherchesov tendrá la oportunidad de escribir una nueva página en la historia de Rusia contra Croacia, el sábado en Sochi (18H00 GMT) en los cuartos de final.
En la ciudad que fue sede de los Juegos Olímpicos de Invierno-2014 y donde Vladimir Putin pasa cada vez más tiempo, el entrenador de 54 años también puede lograr traer al estadio al primer hombre de Rusia, que parece perder interés en la Copa del Mundo.
El presidente ruso no estuvo en el estadio Luzhniki el domingo debido a un “apretado programa”, según su portavoz Dmitri Peskov, quien no dio precisiones si el jefe de Estado irá a ver los cuartos de final.
Compartir con...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *